Search
  • Ramon Sagués

Ardèche

Nuestra filosofía, de momento, no es llegar lo más lejos posible en el menor tiempo posible, tenemos todo el tiempo del mundo así que la intención es ir avanzando pero alternando rutas en medio del camino. En este caso nos basamos en la ruta de Ardèche de la página bikepacking. Es una ruta pensada para bikepacking con bicis de MTB. Nosotros vamos con MTB pero con una bicis con equipaje para dar la vuelta al mundo y no con el minimalismo de viaje de 6 días. A pesar de todo, como he comentado antes, tenemos todo el tiempo del mundo así que solo es cuestión de paciencia y algo más. En este caso el algo más era una ayuda que nos llegaba desde Cardedeu. Arnau Rota, nuestro padrino de boda, que venía a comprobar si aún nos seguíamos aguantando a pesar de haber pasado un confinamiento juntos.

Arnau lo adoptamos en nuestro nuevo hogar en el cual tenemos espacio para invitados (tienda de 3 plazas). Le cocinamos la cena y desayuno pero como contrapartida le tocó empujarnos en los caminos más difíciles, llevar la comida encima, hacernos fotos y sobretodo darnos conversación durante una semana.

La ruta está construida para ir de norte a sur, por razones obvias la hicimos al revés. Así que a parte del problema del peso se añadía el problema de subir por las bajadas. Como somos gente de recursos lo solucionamos en algunos puntos evitando los senderos más complicados buscando alternativas por camino o carretera. Sinceramente, en muchos casos creo que fueron mejores las carreteras que pasamos que los caminos rotos que teníamos que subir. Por lo menos podíamos subir hablando tranquilamente y no empujando las bicis debajo un sol de justicia…

Nosotros desconocíamos la zona y sinceramente me pareció brutal. Es una de las zonas menos habitadas de Francia, con extensas mesetas por encima de los 1000 metros, con caminos y valles muy profundos donde apenas entra la luz del día a pesar de estar en verano. Evidentemente, no se cruza ninguna ciudad y se pasa por pequeños pueblos o villas con algún supermercado para llenar la barriga y las alforjas de comida.

La ruta en total son 320 kms y 7000m de desnivel positivo (m+) , así que la idea era hacer unos 50-60kms al día y algo más de 1000 m+. Algunos días fue fácil, otros nos pasamos 7 horas pedaleando. Por suerte al final descubrimos el secreto del creador de la ruta, al hacer la ruta a la inversa nuestros primeros quilómetros fueron salvajes pero los últimos se deja caer por una vía verde de unos 80kms que va descendiendo gradualmente. Después de pasarnos 5 días saltando por piedras nos pareció la gloria.



La ruta empieza en Alès y termina en nuestro free camping del 6º día pero pasando por la estación de tren para despedir a Arnau que volvía hacia Alès para recoger su coche. En total necesitó para volver al inicio unas 4h de viaje de tren con 3 cambios.


Julio en Francia es calor y grillos...


La ruta empieza con una larga subida hasta los 1.300 m+. Eso traducido en tiempo significa pasarte el día entero subiendo.


Cuando vas con la casa encima como un caracol, lo importante no son las piernas ni el estado físico, sino la paciencia.


¿Y quién no ha soñado en este confinamiento en tener un balcón como éste?


Pero de momento, donde plantamos nuestra tienda, esa es nuestra casa...


Y nuestra cocina.


La ruta pasa por "carreteras" increíbles...

Caminos increíbles...



Y senderos imposibles...


Pero por suerte, a cambio de un poco de comida, Arnau nos ayudó bastante o mucho a seguir la ruta.


Otra cosa no, pero pan y "fuet" nunca faltaron.


En los 15 días que llevamos, solamente una noche hemos dormido debajo un techo. Fue en el refugio de "Chalet de l'Aigle".


Y a pesar de terminar con toda la ropa con olor a humo nos regaló esta salida de sol de desayuno. En estas condiciones, la avena con plátano y galletas tienen otro gusto...


Con mi mentalidad un tanto anárquica, esto de seguir la ruta al pie de la letra me hace explotar el cerebro. Así que sacando mis dotes de navegación al estilo Titan, íbamos buscando la alternativa mas Top, que normalmente no han sido recortes sino extensiones o liadas varias.


Como decía, liadas...


Pero liadas que valen la pena.


Pero al final como no, ha sido una gran semana, por la compañía, por la ruta y por vivir como vivimos. Gràcies Arnau!! Ja estem desitjant que ens tornem a veure, i que sigui ben lluny i en un altre lloc fantàstic.