Search
  • Ramon Sagués

Confitados -1st week- Castellano

Voy a encarar el día con actitud positiva, luce el sol y cantan los pajaritos. Me espera un desayuno de puta madre, enciendo la tele y las mismas noticias de cada día, más infectados, más muertos y una gráfica macabra que nadie sabe el final. En fin, no jodo yo por nada mi día positivo…


Son las 10 horas y mi cuerpo ya me pide movimiento. Subo y bajo los 50 escalones centenares veces y cuando entras en bucle casi infinito la mente se transporta y te encuentras subiendo a la Mola, en soledad pensando en tus cosas, ordenando tus ideas y almacenando tus propósitos. Pero de repente tropiezas; no es una piedra, es un maldito escalón. El golpe en la espinilla hace que vuelvas a la realidad, has subido y bajado casi 100 veces pero sin moverte del mismo sitio. Ni un gorilla en una jaula del zoo es capaz de repetir semejante ritual. Qué daría yo por estar ahora mismo en otro lugar, pero en fin, no jodo yo por nada mi día positivo…


Abro la nevera y falta comida. Emulando un cazador-recolector sustituyendo las lanzas por una bolsa de caldo Aneto, salgo a la calle. Observo gente vestida con máscaras y guantes. Tossa se ha convertido en el laboratorio de Walter White. ¿Qué coño estarán haciendo la gente con tanta meta-anfetamina? En fin, no jodo yo para nada mi día positivo…

Por suerte yo tengo la seguridad que soy inmune a cualquier virus. Antes de salir nos vacunamos de todos los virus conocidos y alguno más. Fueron ocho pinchazos repartidos por casi todas mis extremidades, pero por si esto no fuera poco, soy de una raza particular. Hasta hace un mes he sido autónomo y como todo el mundo sabe, los autónomos nunca se ponen enfermos. Más motivo para no joder mi día positivo…

Salgo del súper, bolsa de Caldo Aneto llena. Ahora somos ricos en tiempo pero pobres en dinero. Así que nuestro súper es el Día, y está a más de diez minutos caminando. Mientras pienso que el recorrido con la bolsa llena podría ser catalogado como un nuevo ejercicio de crossfit, con su BMW eléctrica, silenciosamente y a traición, se acerca un municipal. Te pide el tíquet de compra, de dónde vienes y a dónde vas. Pienso que se tendrán que justificar en que se están gastando nuestros impuestos, siempre es más útil hacer más promociones de policías que no de médicos, sobretodo para la gente que nos dirige… en fin, no jodo yo mi día positivo aunque todo sea una puta mierda.

Son las 17horas. Cada día en teledeporte hacen ciclismo. Ese ciclismo pre-2000 que me acompañó de adolescente, tardes de verano soñando que un día sería yo el que atacaría subiendo el Tourmalet. Ese es el ciclismo del que nos enamoramos, de ataques sin sentido, etapas míticas y ciclistas con gorra y sudor cayendo de la nariz. ¿En qué se ha convertido todo esto? en watts, pinganillos, instagramers y otras mierdas.

Al final todo cambia y no siempre a mejor. En fin, no jodo yo por nada mi día positivo…




Para cenar volvemos a ver las noticias y la misma historia de todos los días, un empacho de sobreinformación que ya no podemos digerir. Políticos eludiendo responsabilidades i/o criticando el partido rival en busca de votos. Listas de parados que aumentan al mismo ritmo que los muertos, eso si, al final del telenotícias nos dirán que ya estamos en primavera, mañana hará sol y cantarán los pajaritos.

En fin, un día mas es un día menos y para mañana ya me he comido mi ración de esperanza, así que mejor ir a dormir…