Search
  • Merce Pacios

"The mess of plastic"


...Pero a pesar del postureo, hay otra realidad, llegas a una cala natural, por un camino que solamente se puede llegar andando, en bici o en barca y te encuentras un montón de basura. Basura que escupe el mar: plásticos, zapatos, lavadoras, etc. (…) No es ninguna novedad que lo estamos destruyendo todo… [@ramonet en “Eslovenia y Croacia”]



El plástico fue diseñado para ser duradero, estéril, ligero y asequible. Siendo así responsable de los avances en industrias desde la salud hasta la seguridad alimentaria y fabricación.

Sin embargo, el creciente consumo de plásticos de un solo uso representa tanto una amenaza para el medio ambiente como una pérdida para la economía de unos 80-120 billones de dólares al año.


Según la Fundación Ellen MacArthur, solo el 14% de los envases de plástico llega a las plantas de reciclaje (resultado de una gestión ineficaz de residuos). Un tercio se descarta en sistemas frágiles y el 40% acaba en vertederos.


Se sabe que casi 700 especies marinas y más de 50 especies de agua dulce han ingerido o se han enredado en macroplásticos, y existe una creciente evidencia de que el plástico es ingerido por una amplia gama de organismos terrestres. La contaminación plástica afecta tambien muchos aspectos del bienestar humano: afecta la estética de las playas, bloquea los sistemas de ingeniería de drenaje y aguas residuales y proporciona un caldo de cultivo para los vectores de enfermedades [1].


No esta claro qué estrategias serán más efectivas para mitigar los daños del problema global de residuos plásticos, lo que si es seguro es que se requiere, según una reciente publicación en Science (Evaluating scenarios toward zero plastic pollution), no solamente una acción inmediata, concentrada y vigorosa, pero también se necesita urgentemente una acción global coordinada.


Plastic waste collects at a landfill near Talesh, northern Iran. Photo: Ashkan Shabani/Redux


Así pues, algunas intervenciones propuestas se centrarían en la gestión pre/post-consumo, (lo que requiere un crecimiento considerable en la inversión y la capacidad de las soluciones de gestión de residuos): se debería aumentar las tasas de reutilización (economía circular), aumentar la recolección de desechos y reciclaje; ampliar los sistemas de eliminación segura y acelerar la innovación en la cadena de valor del plástico.


La realidad es que las soluciones para gestionar los residuos plásticos varían considerablemente según las geografías y los entornos sociales.


En Croacia los “Waste pickers” o recolectores informales de material reciclable, forman parte del día a día de muchos ciudadanos. Y es que forman parte de la economía y gestión de residuos de este país.

En el mundo, se han estimado sobre 15 millones de personas que trabajan de recolectores.



En cada país que pisamos, después de 24h nuestra pregunta es la misma… y ahora dónde tiramos esto? Y parece tan sencillo, pero no lo es. Más de una vez, nuestros residuos los paseamos durante kilómetros. “Leave no trace” el lema de los “viajeros”.



Y es que el problema no está en hacer “wild camping” (acampar en un lugar no oficial como en un camping), sino en que muchas veces no somos respetuosos con la naturaleza. Porque, contrario de lo que se dice, a largo plazo, nos perjudicamos más a nosotros que al medio ambiente. Aquí hay quien se piensa que la riqueza está en tener más dinero, pero la realidad es que los recursos naturales no se pagan con dinero...

[1] Lau et al. Science, 369, 1455-1461 (2020) DOI: 10.1126/science.aba9475