Search
  • Ramon Sagués

Tossa de Mar - Alès

Si hoy me pongo a escribir lo que pienso sobre el confinamiento, las fases o el Covid seguramente me ganaría algunos enemigos así que mejor me limitaré a explicar que hacemos y porque lo hacemos.

En Tossa ya llevábamos 4 meses, no recuerdo haber estado nunca tanto tiempo en un lugar sin escapar el fin de semana tan lejos como pudiera. He nacido y vivido en ciudades grandes, de pequeño estaba seguro que mi medio no era aquel pero por una cosa u otra acabas haciendo vida allí.

En estos 4 meses en Tossa me he encontrado a gusto, muy a gusto, es un lugar perfecto. Carreteras de insomnio, rodeado de montañas y sobre todo el mar a 4 pasos y todo ello sin tener que estar viendo hormigón las 24h del día. En solo 4 meses me siento mas “Tossenc” que de Sabadell… Aún así llegamos a Tossa con un propósito y éste era el de marchar bien lejos.

A pesar de la sobre información, el miedo generalizado y la incertidumbre del momento decidimos hacer nuestra y marchar. Porque? Pues porque no tenemos nada que perder. Si se complica siempre podemos volver y por otro lado si nos quedamos en casa sean sinceros no creo que España haya sido ningún ejemplo en la gestión de la pandemia.

De momento sólo llevamos una semana, aquí esperamos Arnau Rota que nos acompañará unos días que nos perderemos haciendo una ruta por el Ardeche.

Han sido 7 días sólo pero para nosotros muy importantes, pasar de las comodidades de Tossa a vivir sobre una bicicleta. Adaptarnos poco a poco a la vida nómada, montado y desmontar campamentos, a llevar todo lo que necesitas encima incluido comer y beber y muchas cosas mas que vamos asimilando día a día. Pero con sólo 7 días ya nos sentimos más libres, más vivos y sobre todo exprimiendo las 24h del día.

La ruta la realicé intentando evitar lo máximo posible carreteras transitadas, sobre todo ha transcurrido por carreteras muy secundarias, vías verdes y pistas. Finalmente el último día y medio me hecho más vía para llegar a tiempo a .... pero el resto ha sido sublime. Francia lo habíamos recorrido bastante y hemos pasado por lugares que ni conocíamos su existencia. Si alguien quiere hacer totalmente recomendable hasta Carcassone, y con una bici de gravel si no muy cargada es totalmente factible de hacer.



La ruta con sus paradas. 7 días en total con bicis muuuy cargadas. Durmiendo 1 dia en camping el resto acampando en el bosque. En todal pedaleando hemos estado unas 35 horas.


Nuestra marcha de Tossa, evidentemente volveremos.


Primeros quilometros siguiendo el "carrilet" hasta Girona, una vez allí dirección Banyoles y Besalú.


Primera acampada. En un prado en Beura. Ni tan mal para ser el primer día. Eso si, con los dias vamos mejorando el tiempo en montaje y desmontaje de nuestra casa.


2º día.. Mi intención era cruzar la frontera por algún camino de montaña y la zona de l'alta Garrotxa es el mejor sitio para ello. Dirección el coll de la Bassegoda por tramos de cemento y tierra. Rampas salvajes, bajadas rotas pero unos paisajes brutales.


La entrada a Francia fue memorable, desde Hostal de la Muga sale un corto sendero pero imposible de hacer con estas bicis hasta llegar a una puerta metálica que da la entrada a Francia.


3er día. Si hay que subir pueblos mejor de buena mañana. Rodeando el Canigó por carreteras brutales que vamos enlazando a traves de pistas aún mas brutales. Cada vez mas acostumbrados al ritmo de caracol.


Pues eso, los caminos que enlazan las carreteras brutales. Cuando montamos las bicis la idea era tener una bici que nos permitiera pasar por todos lados. De momento y al ritmo que nos permito tanto peso de momento no hemos encontrado ningún camino que se nos resista.


La parte buena de llevar tantas cosas es que las paradas a comer son memorables. Seguir comiendo geles y barritas..



Los Pirineos quedan atras y vamos dirección Carcassone por zonas de viñedos.


Mi cockpit. Timbre, espejo, goma de pollo en funcion freno de mano, cuentakms, portabidón, telefono, soporte gopro, Dragoncito guiandome, placa solar cargando una bateria situada dentro del otro portabidón y el puño del gas del Rohloff. ¿Algo mas?


El sueño de cualquier cicloviajero es acampar al lado de un rio o lago. A veces se cumple...


Pero a veces a pesar de tener que cargar el agua a cuestas un bosque puede ser también el sitio perfecto para passar la noche.


Viviendo con menos de 10€ al día un "pain du chocolate" es un lujo pero encontrar una higuera al lado de la carretera es un regalo que no puedes desaprovechar.


Y un río con agua fresca a las 14h con mas de 30 grados es básicamente el paraíso...


Esto es lo que pasa cuando encuentras un Lidl después de mas de 5 meses sin ver uno y llevar mas hambre que un perro...


Transhumancia...


Y así haciendo los 2 últimos días casi 100kms ya casi todos por carreteras llegamos el dia previsto hasta Alés, ahora un día para descansar, comer y organirzarnos que mañana empezamos la ruta del Ardeche.